Acelga Forrajera

< anteriores

posteriores >

  • Acelga ForrajeraComún

Beta vulgaris var. Cicla

División Guasch Pasturas

Acelga ForrajeraComún

Especie de amplia adaptación en suelos bajos que han perdido su potencial de producción por exceso de salinidad. Este cultivo es capaz de consumir esa sal y restablecer un ambiente que haga posible la implantación posterior de otras especies. El cultivo de acelga forrajera se recomienda para toda las zonas que tengan bajos salinos húmedo o inundables temporalmente, como puede ser la zona de Santa Fe, Norte de Buenos Aires, Centro Sur de Córdoba.

La acelga necesita suelos de buena permeabilidad, mejor si son arcillosos más que arenosos y no se comporta bien en aquellos suelos salinos con alto contenido de carbonato sódico. El pH óptimo para su desarrollo es 7,2 con un rango entre 5,5 y 8. No tolera suelos ácidos.

Para la supervivencia de esta planta lo ideal es que se pastoree con animales livianos, preferentemente terneros de destete. Principalmente porque es una planta con una alta concentración de hierro y calcio que va a aprovechar mucho mejor un animal chico que uno adulto y en segundo lugar hay que prever la entrada de los animales con hambre, de esta forma entran comen lo más rápido posible y se los saca del bajo. Hay que evitar en lo posible que comiencen a echarse porque es ahí cuando peligra la supervivencia de las plantas. Un manejo de pastoreo por horas con animales chicos sería lo ideal.

Sembrando entre 5 y 7 kg semilla/ha se pueden obtener, sin fertilización, 60.000 kg de materia verde por año. La siembra se realiza preferentemente entre los meses de agosto y septiembre, aprovechando las primeras lluvias de primavera, de esta manera las plantas que logran implantarse, florezcan rápidamente (octubre) y se logre la resiembra; dado que en los bajos con mucha sal tienen muy alta conductividad, se les hace más difícil a las raíces la captación de agua desde el suelo, corriendo riesgo de secarse. El primer pastoreo se realiza recién al año siguiente de haberla sembrado. Para pastorearla el primer año habría que sembrar 25 kg de semillas/ha y el cultivos sería antieconómico con riesgo de que las plantas sobrevivieran, por alto contenido de sal del suelo. Para asegurar una más efectiva implantación, se recomienda aplicar sulfato de calcio en la línea de siembra y no mover el suelo con altas concentraciones de sales (más de 30 mm). Una vez que la semilla logra germinar y la plántula alcanza a enraizar a más de 5 cm de profundidad ya no se pierde porque consume sal.

Este cultivo soporta bajas temperaturas de hasta 5ºC bajo cero, detiene su desarrollo a menos de 5ºC. En desarrollo vegetativo se produce con un rango de temperaturas de 6ºC a 33ºC; el óptimo es de 15ºC a 25ºC. Las temperaturas de germinación están entre 5ºC de mínima y 30ºC a 35ºC de máxima con un óptimo entre 18ºC y 22ºC.

El rebrote se aprovecha normalmente, no tiene ningún problema de toxicidad ni digestibilidad. Es una hoja jugosa con sal, lo que también autolimita el consumo. El forraje es ideal para recría y de muy buena calidad.El cultivo de acelga se aprovecha durante casi todo el año; para que se perennice es necesario dejar que florezca en primavera y esto se puede ir haciendo anualmente en franjas por ejemplo, para no clausurar todo el cultivo en primavera.

La acelga forrajera es una especie bianual que puede llegar a durar hasta 3 años. Luego del tercer año de cultivo de los bajos (donde no sigue ingresando sal), dejan de contener la concentración salina necesaria para que la planta funcione y a la vez el ambiente hace posible la producción de otras especies forrajeras.

< anteriores

posteriores >

  • Acelga Forrajera Común